Brought to you by
SERAM 2012 / S-0639
Tumores uroteliales de vias altas:Valor del TCMD y ecografia con contraste
This poster was originally presented at the SERAM 2012 meeting, May 24-28, in Granada/ES. Este póster ha sido presentado originalmente en el congreso de la SERAM 2012, 24-28 de mayo, en Granada/ES. www.seram.es
Congress: SERAM 2012
Poster No.: S-0639
Type: Presentación Electrónica Educativa
Keywords: Neoplasia, Ultrasonidos, TC, Riñón, Abdomen
Authors: J. Vega eraso; San Sebastián/ES
DOI:10.1594/seram2012/S-0639

Revisión del tema

Aunque los tumores del tracto urinario superior (uréter, pelvis y cálices renales) son relativamente raros ,el riesgo aumenta si existe neoplasia del urotelio de vías inferiores (2 -4%).

 

Aproximadamente un 40% de  pacientes con tumor de vías superiores desarrollan también tumores en vias inferiores.

 

Son relativamente frecuentes las lesiones sincrónicas (1-2%), metacrónicas (11-13%) y bilaterales (2-9%), necesitando  vigilancia urológica y seguimiento radiológico.

 

Los tumores de la pelvis renal suponen el 10% de todos los tumores renales y el 5% de los uroteliales.

 

Los tumores uroteliales de localización ureteral  son más raros, ocurriendo en  un 25% de los tumores de  vía superior. La localización  más frecuente es el 1/3 inferior (75% de los ureterales).

 

El patrón histológico más frecuente es el carcinoma de células transiciónales o urotelioma ( 90%).

 

Los factores de riesgo y epidemiológicos son similares a los de vejiga.

 Fig. 1

La incidencia de estos tumores ha aumentado debido  a la mejora de las técnicas diagnósticas y al aumento de supervivencia de los  pacientes con cáncer de vejiga.

 

Su  diagnóstico preoperatorio es importante para el manejo quirúrgico, ya que son más dependientes del diagnóstico por la imagen, siendo un reto para el radiólogo. Fig. 2 

 

El diagnóstico se realiza principalmente con TCMD/URO-TC, aunque pueden ser sospechados en la ecografia convencional  . La RM es una técnica complementaria , fundamentalmente en pacientes alérgicos a los contrastes Iodados. 

 

TCMD-URO TC

 

Realizado en  2 -3  fases:

 

  • Fase nefrográfica (90-100").
  • Fase  de eliminación (10').
  • Fase basal sin contraste intravenoso (opcional).

Nos sirve para caracterizar una masa renal o pielocalicial ,con captaciones  mayores de 20 UH etiquetadas como tumorales, y siendo dudosas  captaciones  entre 10-20 UH.

Podemos utilizar la fase excretora como valoración de la captación con respecto a nefrográfica, en caso de no disponer de una fase basal sin c.i.v.

 

Valoraremos la presencia de  :

 

Masa Infiltrante renal.

 

Los tumores uroteliales de grupos caliciales principalmente se comportan como masas infiltrantes que no alteran el contorno de "habichuela" renal a diferencia de las neoplasias renales parenquimatosas de celulas renales.

Por lo tanto habrá que diferenciarlas de masas renales infiltrantes.

 

Fig. 4 Fig. 5 Fig. 6 Fig. 7 Fig. 25 Fig. 44

 

Irregularidades del urotelio.

 

Fig. 3

 

Lesiones pediculadas o sésiles.

 

 A veces se identifican múltiples lesiones en vías superiores e inferiores. Fig. 31  Fig. 45

Ocupación de cálices por tumor (oncocáliz) Fig. 51

Cálices no visualizados (cálices fantasmas)

 Fig. 9Fig. 36

 

Engrosamientos difusos/locales.

 

 Fig. 18 Fig. 46 Fig. 48  Fig. 47

 

ECOGRAFIA CON CONTRASTE ( SONOVUE)

 

Valoraremos la captación de microburbujas por parte del tumor, de otros defectos de repleción de la vía ( coágulos,debris,cuerpos extraños...).

En enfermos con insuficiencia renal, frecuente en estos pacientes, a veces monorenos ,es la única prueba  de imagen que nos permite valorar la vascularización tumoral.

Indicada también en pacientes con alergia al contraste.

De utilidad en  pequeñas lesiones tumorales en las que es difícil demostrar la vascularización (captación de contraste) por  TC o  MR.

 

Fig. 37 y Fig. 38

Fig. 15 y Fig. 41

Fig. 33 y Fig. 32  

Fig. 27  y Fig. 26

Fig. 29 y Fig. 28

Fig. 24

Fig. 22 y Fig. 23

Fig. 52 y Fig. 53

Fig. 54  yFig. 55

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL

 

  • Coágulos. Muchas veces es el principal diagnóstico diferencial, pues la mayoría de pacientes acuden por hematurias con coágulos. Fig. 11
  • Papila hipertrófica.Fig. 42
  • Pielonefritis. La afectación parenquimatosa renal propia de la pielonefritis y el engrosamiento urotelial a veces acompañante  plantea el diagnóstico diferencial con las masas infiltrativas uroteliales. En la pielonefritis no se aprecia ocupación del sistema excretor y la clínica es infeciosa. Fig. 40
  • Neoplasia de células renales. En aquellas lesiones infiltrativas.
  • Lesión de Antopold Goldman. Hemorragia subepitelial en enfermos anticogulados.Fig. 39
  • Pielonefritis xantogranulomatosa. Gran litiasis piélica o en grupo calicial.  Fig. 43un
  • Litiasis ureterales con edema urotelial. A veces litiasis "atascada" en un tumor urotelial.Fig. 49 Fig. 50
  • Pólipos fibroepitelales. Fig. 12
  • TBC. Necrosis papilar con deformidad de cálices y molde en TBC , en ocasiones difícil de diferenciar.  Fig. 35
  • Derivaciones urinarias (ureterosigmoidostomías). Mayor frecuencia de adenocarcinoma en sigma ,por la acción irritante de la orina con afectación ureteral   Fig. 34
  • Ureteritis quística.

  

 

POSTER ACTIONS Add bookmark Contact presenter Send to a friend Download pdf
SHARE THIS POSTER
2 clicks for more privacy: On the first click the button will be activated and you can then share the poster with a second click.

This website uses cookies. Learn more