Brought to you by
SERAM 2014 / S-1204
Valoración del paciente postoperado biliar. Hallazgos normales y patológicos. 
Congress: SERAM 2014
Poster No.: S-1204
Type: Presentación Electrónica Educativa
Keywords: Ultrasonidos, TC, RM, Abdomen
Authors: M. Villanueva Delgado1, P. Hernández Palomino1, C. Santos Montón2, T. González de la Huebra Labrador2, E. Galvez Gonzalez3; 1Toledo/ES, 2Salamanca/ES, 3Leganés (Madrid)/ES
DOI:10.1594/seram2014/S-1204

Revisión del tema

 

La frecuencia de la cirugía sobre el tracto biliar ha aumentado en las últimas décadas.  Aunque generalmente es un procedimiento seguro, pueden aparecer un espectro de complicaciones con un grado variable de morbilidad. 

Los radiológos deberíamos detectar posibles complicaciones y reconocer tanto los hallazgos normales como los patológicos para realizar un diagnóstico precoz y minimizar la morbilidad.

 

 

RECOMENDACIONES RADIOLÓGICAS:

 

Mejor prueba de imagen:

- Colangiografía directa para el análisis detallado y el plan de tratamiento.

 

Protocolo  recomendado:

- Estudios de imagen no invasivos (ColangioRM > TC +C > ecografía) suelen ser suficientes para el diagnóstico de las lesiones biliares.

 

 

HALLAZGOS NORMALES:  

 

 

- CAMBIOS POSCOLECISTECTOMÍA:

 

La colecistectomía parece causar dilatación leve de las vías biliares (extrahepática > intrahepática) en algunos pacientes.

 

  • Parece aumentar gradualmente con la edad (no es raro colédoco > 8mm en ancianos poscolecistectomía )
  • Especialmente si el paciente tenía coledocolitiasis +/- dilatación biliar previa a la colecistectomía (figs 2 y 3)
  • No se considera clínicamente significativo si no va acompañado de signos, síntomas o pruebas de laboratorio de obstrucción biliar.

 

NEUMOBILIA:

 

- Hallazgo esperado en pacientes con endoprótesis biliares internas o drenajes biliares interno - externos. (fig. 4) 

 

- Habitualmente se observa en pacientes que han tenido papilotomía (quirúrgica o endoscópica) o esfinteroplastia.

  • Por lo general se realiza como parte de recuperación endoscópica de cálculos en el colédoco.
  • Para tratar la estenosis o disfunción papilar

-  Puede ocurrir sin cirugía previa:

  • Esfinter de Oddi incompetente, infección con formación de gas en el árbol biliar...

 

 HALLAZGOS PATOLÓGICOS:


 

- SANGRADO / HEMATOMA:

 

El sangrado suele ocurrir desde la arteria cística o de la arteria hepática derecha después de colecistectomía laparoscópica. Suele ocurrir por agresión mecánica o térmica de estas arterias y suele asociarse a daño en la vía biliar. (figs 5 y 6)

El TC es el método más efectivo ya que puede proporcionar el foco activo del sangrado.

 

 

- BILOMA:

 

Acumulación de bilis localizada dentro del abdomen, secundario a una fuga biliar (lesión yatrógena de la vía biliar) . (figs 7 y 8)

  • Puede tener: una seudocápsula fibrosa (si es crónica) o pus si esta infectado
  • Drenaje percutáneo si están infectados o aumentan de tamaño
  • Colocación por CPRE de endoprótesis para fugas del conducto cístico o lesiones del colédoco.

 

 

- FUGA BILIAR :

  • Se presenta en el 1- 2%
  • Pérdida por el remanente del conducto cístico: por lo general, tratamiento eficaz con endoprótesis temporal en el colédoco.
  • Desde conductos subvesicales (de Luschka): tratamiento con endoprótesis biliar.
  • Desde un conducto seccionado: a menudo, un conducto anómalo: requiere el drenaje del bilioma, endoprótesis biliar; posiblemente reintervención.

 

Es la complicación más frecuente de la colecistectomía laparoscópica. La mayoría de las fugas ocurren desde el conducto cístico. (figs 9 y 10) Aunque las exploraciones con imágenes axiales pueden mostrar un bilioma en la fosa de la vesícula biliar, su valor es limitado ya que puede que no se trate de una fuga biliar activa. 

 

 

- OBSTRUCCIÓN BILIAR:

 

  • Sección, escisión, lesiones por pinzas.
  • Agresión térmica
  • Lesión isquémica (extracción de los vasos biliares durante la cirugía)
  • La identificación del nivel de la obstrucción es la clave (con frecuencia el conducto hepático común ligeramente distal a la confluencia de los conductos principales izquierdo y derecho)
  • La dilatación de los conductos intrahepáticos se puede identificar por ecografía, TC o RM; sin embargo, el nivel exacto de la obstrucción por lo general requiere colangiografía directa (transhepática y/o CPRE).
  • Por lo general requiere una revisión quirúrgica abierta

 

- LESIÓN EN LA VÍA BILIAR Y OBSTRUCCIÓN AGUDA BILIAR:

 

Esta lesión es el doble de frecuente con la colecistectomía laparoscópica que con la colecistectomía abierta.

La lesión clásica se produce cuando el cirujano confunde el conducto hepático común con el cístico, liga el conducto hepático común y condiciona una obstrucción aguda biliar.

En estos pacientes, las exploraciones radiológicas muestran una dilatación biliar intrahepática difusa o segmentaria y los clíps quirúrgicos en el punto de la obstrucción.

 

 

-  OBSTRUCCIÓN TARDÍA BILIAR CON ESTENOSIS:

 

La incidencia de las estenosis de la vía biliar extrahepática ha aumentado recientemente, quizas por el uso generalizado de la laparoscopia.

Aunque la ColangioRM es la técnica no invasiva más efectiva para la estenosis biliar, la CPRE proporciona diagnóstico y opciones terapeuticas.  (figs. 11, 12, 13)

 

 

POSTER ACTIONS Add bookmark Contact presenter Send to a friend Download pdf
SHARE THIS POSTER
2 clicks for more privacy: On the first click the button will be activated and you can then share the poster with a second click.

This website uses cookies. Learn more