Brought to you by
SERAM 2014 / S-0161
Fístulas genitourinarias en radiología simple y ecografía
Congress: SERAM 2014
Poster No.: S-0161
Type: Presentación Electrónica Educativa
Keywords: Fístula, Cistografía / Uretrografía, Agente de contraste-Otros, Ultrasonidos-Doppler color, Ultrasonidos, Radiografía convencional, Tracto urinario / Vejiga, Genital / Aparato reproductor femenino, Abdomen
Authors: R. Perez Mila Montalban1, L. Perez Mila Garcia1, E. Titos Vilchez1, M. N. López Ramírez1, A. M. Fernández Plaza2, R. F. Ocete Pérez2; 1Cartagena-Murcia/ES, 2Cartagena (Murcia)/ES
DOI:10.1594/seram2014/S-0161

Revisión del tema

Se define fístula como comunicación anómala entre dos superficies epiteliales. 

 

Las fístulas pélvicas pueden tener origen diversas etiologías (congénitas, infecciones, cuerpos extraños, tumores pélvicos localmente avanzados) si bien son generalmente secundarias a iatrogenia:complicaciones obstétricas, radioterapia o cirugía pélvica. Existen diferencias notables en cuanto al origen en países desarrollados, donde el trauma quirúrgico es la causa fundamental y los no desarrollados donde lo es el trauma obstétrico.

 

Las posibilidades de comunicación son muy numerosas: uroginecológicas, urovasculares, urocutáneas y urodigestivas.

 

  1. FÍSTULAS UROGENITALES

 

Las fístulas urogenitales (vésico-vaginales y vésico-uterinas) constituyen el grupo más frecuente.

 

Las fístulas vésico- vaginales son una comunicación anómala entre el epitelio vaginal y vesical, lo cual resulta en una fuga contibua de la orina a través de la vagina.

 

Su causa más frecuente en países en vías de desarrollo es el trauma obstétrico, ocurriendo el 75% de ellas durante histerectomias por lesión benigna.

 

En todos los pacientes con sospecha de fístula vesico-vaginal debe realizarse una historia clínica exhaustiva junto a cistoscopia con vaginoscopia. 

 

La cistoscopia ha de analizar la relación entre la fístula y los trayectos ureterales, número y tamaño de tractos fistulosos y patología subyacente asociada. En algunos casos se utilizan colorantes como el azul de metileno a través de una sonda de Foley o fenazopiridina oral cuando se sospechan lesiones ureterales.

 

La vaginoscopia complementa el estudio determinando el grado de inflamación de la pared vaginal. 

 

Se definen tres tipos de fístulas según la clasificación de Bencheckroun,s:

  • Tipo I o uretrovaginal
  • Tipo II o cérvico-vaginal
  • Tipo III o  vésico-vaginal

 

Las técnica de imagen clásica ha sido la cistografía miccional seriada para demostrar el paso de contraste a la vagina pero su importancia reside en que permite identificar otras anomalías anatómicas como prolapso de la pared vaginal anterior, incompetencia uretral, fístula uretrovaginal asociada y reflujo vésico-ureteral.

 

Aunque la TC y la RM también se han empleado como técnicas de imagen para el estudio de fístulas urogenitales, su uso ha de restringirse a aquellas fístulas neoplásicas o por radioterapia en las que una correcta delimitación e identificación de la patología pélvica asociada supone una gran ayuda para decidir la actitud terapeútica.

 

La ecografía y estudio Doppler es un método de imagen adecuado para establecer este dianóstico, sin y con contraste (Levovist). La identificación de un jet a través de la pared vesical hacia la vagina evidencia la fístula con una rentabilidad del 92%. 

 

 

Las fístulas vésico-uterinas son poco frecuentes (3% de las fístulas génito-urinarias).Las manifestaciones clínicas están condicionadas por la longitud y dirección del trayecto fistuloso y su relación con el istmo uterino.

 

La clasificación clínica de Jozwik las divide en tres tipos:

 

  • Tipo I o síndrome de Youssef: amenorrea, menuria y continencia urinaria conservada
  • Tipo II: menuria, flujo menstrual vagina e incontinencia urinaria
  • Tipo III: flujo menstrual vaginal e incontinencia urinaria.

Existen numerosas pruebas de imagen que nos pueden ayudar en la confirmación diagnóstica, superponibles a las mencionadas en las fistulas vésico-vaginales. En este caso se añaden la  urografía IV y la histerosalpingografía. (Figuras 1,2,3,4,5,6 y 7).

 

  1. FÍSTULAS UROVASCULARES

 

La comunicación entre el ureter y la arteria ilíaca es una situación poco común que puede provocar una hemorragia masiva si no es rápidamente diagnosticada y tratada. La pielografía anterógrada y retrógrada y la arteriografía, son los métodos de diagnóstico más sensibles. Se asocian a elevada mortalidad.

 

  1. FÍSTULAS UROCUTÁNEAS

 

Generalmente existe un sinus cutáneo. La radiografía simple puede alertar por la existencia de gas. También son útiles la pielografía, urografía IV y como técnicas más sensibles la TC y la RM.

 

  1. FÍSTULAS URODIGESTIVAS

 

Se diferencian distintos tipos: nefrointestinales, vésico-intestinales, rectouretrales

 

POSTER ACTIONS Add bookmark Contact presenter Send to a friend Download pdf
SHARE THIS POSTER
2 clicks for more privacy: On the first click the button will be activated and you can then share the poster with a second click.

This website uses cookies. Learn more